Descubrí a una Frida

0
Descubrí a una Frida

Cuando hallas el significado de la vida o tu vida al menos,
es muy sencillo caminar solo o sola,
aprenderás mientras caminas eso es algo muy claro;
ríes, lloras, gritas, conoces el odio y en ocasiones se disfruta
y aprendes que querer no es lo mismo que desear ni mucho menos amar.

Demasiadas emociones para un solo cuerpo,
para un solo cerebro que ni siquiera solemos usar correctamente
y menos en su totalidad.

Mi camino, así lo llamo y decido hacerlo un sinónimos de vida,
en este debo decir
¿Quién soy?
¿Quién serás?

Tenia 16 años y lo que decido y quiero hacer Arturo lo llamo “hobby”
entonces me planteo algunas preguntas e inclusos preocupaciones,
¿Qué necesito hacer en el este camino para generar esa satisfacción que los demás desean de mis decisiones?

Sin tener voz propia decidimos dedicarnos a aprender algo que probablemente no nos hará feliz
pero que sí nos dará estabilidad económica o como la mayoría lo llaman “Felicidad”.

Tenia la edad suficiente para saber y reconocer que es un vacío,
que es soledad, que es estar perdida en un mundo que no deseas,
una decisión tomada que no te hace florecer y solo sientes la destrucción.

Los impulsos, si los acompañas de decisiones suelen ser el conflicto de las personas que tiene un plan de vida -camino- para ti.

Contando los escalones diarios que me llevan a un cuarto
donde las horas más largas del día se clavan en mi cabeza
y me hace recordar que las 8 horas diarias durante 4 años serán el fin de mí esencia.
el fin de descubrir quién soy, y quién será Frida.

Es cuando decido que una de estas voces que taladran mi cabeza
me hace ver la realidad de mi deseos
y decisiones.

No sabré quien soy si no aprendo a escuchar mi propia voz.

Leave a Reply

Name
Name*
Email
Email *
Website
Website

Shares