OpenAI consigue que millones de personas se escaneen el iris a cambio de tokens

0

Sam Altman planea pagar una renta básica universal a cambio de los datos biométricos del usuario

Imagina que mezclas criptomonedasfintechciberseguridadverificación de identidad biométrica y renta básica universal, y luego agregas un toque de Black Mirror. El resultado sería algo muy parecido a Worldcoin, el nuevo proyecto de Sam Altman, CEO de OpenAI y creador de ChatGPT, que propone repartir dinero virtual a cambio de escanear el iris de tu ojo con un dispositivo llamado ‘Orb’.

“Más del 50% de la población mundial carece de una identidad humana verificable. En la era de la IA, donde la línea entre lo que es real y lo que no es bastante difusa, esta prueba cobra aún más importancia”, explican en la web de la compañía. “Este tipo de identificaciones pueden ser válidas para trámites, envíos de dinero y hasta votaciones”, agregan.

Es por ello que el responsable de GPT-4Dall-E y otras IAs generativas, también está trabajando en una tecnología que permita diferenciar a los humanos de los robots, para luego crear “la red financiera y de identidad más grande del mundo”.

Sam Altman cofundó la compañía en 2019 junto a Alex Blania, quien ahora ocupa el puesto de CEO de Worldcoin. Éste último dijo que la criptomoneda es parte de un esfuerzo mayor para impulsar una economía global más unificada y equitativa, impulsada por la economía de Internet.

Recientemente, el equipo que construye Worldcoin, Tools for Humanityrecaudó 115 millones de dólares en una ronda de Serie C dirigida por Blockchain Capital. El capital se destinará a la detección, investigación y desarrollo de bots, así como a la expansión e implementación del sistema.

Sam Altman vía Twitter

¿Qué es Worldcoin, el proyecto criptográfico del CEO de Open AI?

El proyecto busca formar todo un ecosistema en torno a dos pilares: una criptomoneda (Worldcoin) y una identidad digital a partir de datos biométricos (World ID).

El World ID se define como “un protocolo de identidad descentralizado que prioriza la privacidad. Esto significa que se puede usar como un pasaporte digital que puede demostrar que eres una persona única y real”, explican desde Worldcoin.

Tal registro se genera al escanear el iris del usuario, ya que es una característica única e irrepetible en el ser humano, como las huellas dactilares. Solo por registrarse, el usuario recibe tokens de un sistema descentralizado: Worldcoin, en este caso.

El siguiente objetivo de Altman es “crear un acceso universal a la economía global, independientemente del país o el origen”. Asegura que esto “acelerará la transición hacia un futuro económico que acoja y beneficie a todas las personas del planeta”.

A la par, los usuarios contarían la aplicación World App, una billetera cripto que permitiría guardar la identidad del usuario y administrar sus tokens. Así, la persona podría realizar pagos, compras, transferencias y otras transacciones usando Worldcoin. Desde la aplicación (disponible para iOS y Android) también podrán gestionar otras criptomonedas como Bitcoin y Ethereum, al igual que activos tradicionales.

La intención principal del CEO de OpenAI es que cada persona en el mundo cuente con una WorldID y tokens de Worldcoin (entre otras criptodivisas), para acceder a una renta básica universal. En esencia, esto es un ingreso regular que otorga un gobierno u organización a todas las personas para garantizar que cubran sus necesidades básicas.

Con esto, se crearía un sistema financiero global mediante la verificación personal y con una moneda digital universal. Altman espera que este sistema funcione algún día para distribuir equitativamente las enormes ganancias generadas la IA entre la gente.

Así es el ‘Orb’, la esfera para escanear tu iris

El iris del ojo se mapea mediante un dispositivo llamado ‘Orb’ (orbe, en español), un hardware en forma de esfera plateada con un soporte de aproximadamente 1.5 metros que imita la forma del ojo humano. Cuenta con una cámara principal y diversos sensores, antenas y espejos, así como sistemas de enfriamiento y estabilización.

La persona debe colocar el rostro frente al dispositivo para que el Orb capture un conjunto de imágenes de los iris de sus ojos. Esta información se analiza con varios modelos de aprendizaje automático y otras técnicas de inteligencia artificial para compararlo con todos los demás registros criptográficos y así verificar la unicidad del usuario.

Luego, se genera un código único basado en la información biométrica de cada individuo. A este lo llaman ‘código del iris’ y es una representación numérica de las características más importante de la imagen, el cual permite validar a la persona.

“Este código se firma con la clave privada única del Orb. Es importante tener en cuenta que Worldcoin no usa su iris para identificar quién es usted, sino solo para verificar que es único y que aún no existe (en las bases de datos)”, afirma la empresa.

¿El CEO de OpenAI podrá garantizar la privacidad de datos?  

El proyecto Worldcoin está en una etapa temprana de desarrollo y, por supuesto, existen infinidad de dudas sobre la protección de los datos.

Muchos se preguntan cómo manejaríala empresa todas las etapas del proceso: desde la recopilación de la información biométrica y su almacenamiento, hasta la ciberseguridad para blindar la identidad del usuario y sus operaciones.

En este sentido, la compañía explica que el escaneo del ojo y la generación del código se realizan en tiempo real. Su política de privacidad señala que las imágenes del Orbe se eliminan rápidamente, excepto a petición directa de la persona registrada.

“Ninguna imagen sale o se almacena en el dispositivo a menos que (el usuario) solicite explícitamente hacer una copia de seguridad de sus datos para futuras actualizaciones y acepte ayudarnos a mejorar el sistema”, asegura Worldcoin. Subrayan que “todos los datos están encriptados de forma segura” y la única información que arroja es un mensaje con el código del iris.

“El orbe toma una imagen de un iris y el dispositivo genera posteriormente una codificación única de la aleatoriedad del iris; es decir, un ‘código de iris’ o ‘hash’. Por defecto, la biometría original se destruye inmediatamente y el código del iris es lo único que sale del orbe”, detalló Spencer Bogart, socio general de Blockchain Capital, en declaraciones para TechCrunch.

Además, World ID promete que el sistema está diseñado con pruebas de conocimiento cero (ZKP). Con esto, se puede compartir información sin revelar datos personales extra.

Criptomonedas a cambio de tu iris, la campaña mundial de Worldcoin

Por ahora, Worldcoin se encuentra en pruebas beta y ya suma cerca de 2 millones de usuarios, según estimaciones de Worldcoin. En un esfuerzo por expandir su ecosistema, Sam Altman está ofreciendo 20 tokens digitales a cualquiera que genere su identidad digital. Solo debes permitir que el Orb haga un registro único de tus iris.

La campaña incluye llevar el Orb a diversas partes del mundo para que las personas puedan escanear sus ojos y crear su World ID. La gira contempla ciudades como Tokio, Berlín, Dubai, Londres, Miami, Nueva York, San Francisco y Seúl, entre otras.

El Orb de Sam Altman estuvo en la Ciudad de México del 9 al 12 de junio, en un restaurante ubicado en la colonia Hipódromo Condesa, según reporta el medio Wired. Los interesados en sumarse a la iniciativa pudieron ir, bajo previa cita, para realizar el proceso y obtener su identidad digital en unos 10 minutos. Luego, los guiaron para activar su World App y recibir sus primeros worldcoins.

Sin duda, Worldcoin es una de las iniciativas más polémicas del CEO de Open AI, y eso ya es mucho decir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares